Tomado de Aaron Beck y Gary Emery
Las personas no se preocupan por los hechos en sí, sino por la interpretación que hacen de los mismos – Epícteto

Los seres humanos suelen tener problemas emocionales, algunas veces éstos pueden mejorar con la ayuda de los familiares o amigos.

Pero de la misma manera que uno no puede esperar que una enfermedad física se cure por sí misma,tampoco podemos esperar que si el malestar psicofísico es importante, éste se vaya sólo.

Ud también puede beneficiarse buscando ayuda profesional antes que sus síntomas se tornen más severos, inhabilitantes o muy angustiantes.

La decisión de buscar ayuda es señal de sabiduría, de sentido común, y confianza en el potencial creativo que todos tenemos.

Creencias comunes y signos de ansiedad

“¿Que pasará si fracaso en el examen? Mi carrera se va a arruinar antes de que comience. No puedo evitar sentirme así con esta angustia y temor imparable”

“No puedo enfrentar el hablar con personas que no conozco porque me siento tan mal que no puedo hablar de nada, me siento bloqueado”.

“Cada vez que salgo de mi casa mi corazón late con tanta fuerza que siento que me va a dar un ataque y me voy a morir.”

Estos pensamientos comunes a las personas con ansiedad y fobias tienen la raíz común en el miedo e indican la aparición de algún tipo de amenaza o peligro que se manifiesta por una amplia gama de síntomas físicos, el lenguaje corporal”, (garganta seca, dolor de cabeza, estómago, dolores musculares, palpitaciones, etc).

Cuando la ansiedad es prolongada o crónica¸ estos síntomas se pueden tornar incontrolables,crónicos y sumamente dolorosos.. Para hacer las cosas peores, cuando la persona severamente ansiosa se da cuenta de sus propias reacciones emocionales y físicas desagradables, puede llegar a hundirse cada vez más y sus síntomas más exagerados. Así se forma una espiral perpetua de intenso sufrimiento emocional y físico.

Compresión de la ansiedad

Hoy en día, se sabe que la ansiedad está basada en una mala interpretación de la realidad. Algunos estudios han revelado que ciertos pensamientos e imágenes mentales acompañan automáticamente la experiencia de ansiedad. Estos pensamientos o cogniciones, habitualmente están focalizados en el futuro: “Me van a echar”, “Voy a perder el control de mi mismo”, “Me voy a sentir humillado”, “Me voy a morir”.
Esto funciona como una “voz interna” que destruye la habilidad para funcionar con sentido común y adecuadamente. Se los llama, por este motivo,pensamientos automáticos. Aparecen de golpe, muchas veces sin saber muy bien de donde, y es muy difícil que podamos razonar con ellos.

Muchas de sus características es que son exagerados, catastróficos, sobregeneralizados e ignoran lo positivo.

Algunas ideas para hacer frente a la ansiedad

    1. ACEPTE LA ANSIEDAD

Acuerde recibir su ansiedad, déle la bienvenida. Aceptar es dar el consentimiento de recibir y no pelear la experiencia. Cuanto más se resista, más va a prolongar la sensación de desagrado. Fluya con ella y no la haga responsable de cómo Ud. piensa, siente o actúa.

    1. OBSERVE SU ANSIEDAD

Mírela sin juzgarla, no es ni buena ni mala. No la señale como una| visita indeseable. Márquela en una escala del 0 al 10 y observe cómo sube y baja. Obsérvela en los picos y en los valles de ansiedad. En pocas palabras, esté en su estado de ansiedad, pero no se sumerja en él.

    1. ACTÚE CON LA ANSIEDAD

Normalice la situación. Actúe como si no estuviese ansioso, funcione con ella, calmándose si es necesario, pero siga adelante. Respiren serenamente y normalmente. La respiración, el estar conciente de ella, haciendo foco en la inhalación y en la exhalación, ayudan mucho a serenar la mente y disminuir los síntomas físicos de la ansiedad

    1. REPITA LOS PASOS
      1. Aceptación
      2. Observación
      3. Actuar con ella hasta que descienda a un nivel confortable

 

    1. ESPERE LO MEJOR

Lo que usted crea o sienta difícilmente le sucederá. De todos modos, no se sorprenda si la próxima vez siente ansiedad. En cambio sorpréndase a ud mismo cómo puede manejarla. En tanto esté vivo, va a tener algo de ansiedad siempre. Despréndase del pensamiento mágico de que se ha sacado de encima la ansiedad por su bien. Al esperar la ansiedad se está poniendo en una posición para aceptarla y cuando ésta vuelva a aparecer estará en mejores condiciones de hacerse cargo de poder manejarla.

Algunas veces nada de esto es de ayuda, ya sea porque la ansiedad es excesiva, la persona es más vulnerable o está atravesando a una situación de estrés. Si es así, no dude en consultar a un profesional que lo pueda acompañar y ayudar en este proceso de cambio y desarrollo personal.